Desventuras de un popular camino a #IMFRANKFURT. Parte IV

0
“Supongo que el cuerpo avisa y estamos en una fase muy destructiva de la preparación…en fin, hemos de vigilar y escuchar a nuestro cuerpo frágil ahora mismo y los cambios de ritmo e intensidades en entrenos de ahora hemos de hacerlo muy progresivos sin llegar al máximo. Hemos trabajado bien y a 4 semanas de Frankfurt tenemos mucho más que perder que ganar si no hacemos caso a las señales de nuestro cuerpo”
Rafael Bethencourt Guimerá

¡Qué gran verdad¡ Creo que es el mejor consejo que nos pueden dar a estas alturas de la preparación. ¿Porqué? Por que vivimos obsesionados por saber quien entrena más horas, quien nada más rápido, quien hace mejores medias en la bici y quien hace las series de carrera a pie más veloces, y nos olvidamos de lo más importante…somos populares en busca de un sueño, por el que pagamos mucho dinero e invertimos muchas horas que tenemos que robarle a la familia, a los amigos y al sueño.

Todo esto viene porque a escasas semanas de un objetivo de esta envergadura debemos empezar a pensar en cuidar a  nuestro cuerpo, a escucharlo y, lo más complicado, a hacerle caso. Es cierto, tenemos mucho más que perder que ganar a estas alturas, y si nuestro organismo nos pide que bajemos el ritmo…¿porqué no hacerle caso si la naturaleza es sabia?

Todo el trabajo ya está hecho. Llevamos muchas semanas pidiéndole a nuestro cuerpo grandes y continuos esfuerzos, y si tenemos la capacidad de echar la vista atrás y mirar con perspectiva nos daremos cuenta que todo el trabajo está hecho. Sólo nos queda prepararnos para disfrutar. Ir puliendo detalles y visualizar nuestra carrera, pensar como queremos que sea para hacerla realidad intentando dejar el mínimo número de aspectos al azar sabiendo que es necesario tener ese punto de suerte necesario en cualquier competición y más, en una prueba de larga distancia.

Yo ya he escuchado a mi cuerpo que lleva unos días avisándome que nos queda poco camino por recorrer y que quiere llegar en las mejores condiciones para poder cumplir ese sueño por el que llevo sacrificándome varios meses. Cuando pase el día 6 de julio haré balance de todo el camino realizado y lo compartiré con todos vosotros.

Como comentaba es momento de preparar la prueba intentando visualizarla por segmentos. En las anteriores entregas hablábamos de cómo afrontarla desde el punto de vista psicológico y del de la alimentación. Hablemos de ritmos entonces. En mi caso intento plantear cada segmento de menos a más sabiendo que la primera parte hay que controlarse porque tendemos a ser más emocionales que racionales. La salida de la natación parece que sea un triatlón distancia sprint…menos mal que a los pocos metros la cosa se tranquiliza. Estos días es cuando aprovecho para nadar bastante en el mar para probar los ritmos a los que quiero nadar los 3.800 metros…y no los 100 primeros metros. Afortunadamente en este Ironman han hecho una primera salida de unos 500 participantes y a mi me ha tocado.

En la bici siempre tengo una máxima, y es que si con un desarrollo vas cómodo…sube un piño más para ir más cómodo todavía. Tal vez sea, para mi, el sector más complicado porque normalmente en bici tiende a pasarme mucha gente que se olvidan que hablamos de 180 km…y de una maratón lo que nos queda por delante. En esos momentos es cuando pienso en los ritmos a los que he entrenado y que son los que debo respetar para poder bajarme a correr en condiciones. No hablaré del famoso tema del drafting porque daría pie a toda una serie de artículos que no vienen al caso.

Es en la carrera a pie donde, si has respetado las premisas anteriores, y has ido a los ritmos que te habías programado tendrás más a ganar yendo de menos a más, porque el subidón que tienes cuando dejas la bici y te pones a correr con toda la gente animándote requiere de mucho control para no acordarte unos cuantos kilómetros más adelante. Y es que en el km 30 de la maratón es dónde hay que aprender a sufrir, dónde tienes que apretar los dientes sabiendo que te quedan 12 km de sufrimiento…por eso el ir de menos a más, para guardarnos algo de fuerzas para esos metros finales que tanto vamos a necesitar.

Espero que estos planteamientos os ayuden si es vuestra primera experiencia aunque como siempre digo cada uno tiene su propio método que es el que mejor le va. A mi de esta manera no me ha ido mal y espero no equivocarme tampoco en esta ocasión.

Entradas anteriores@manumoreno72 

imagen portada www.contigosalud.com

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Manu Moreno