Publicidad

Xavi Llobet se une al equipo de redactores de triATLETAS en RED. Su participación olímpica en Atenas y su amplio currículum, unido a la pasión que demuestra diariamente en las redes sociales y en su blog  hacen de esta colaboración un éxito para el portal digital del triATLETA popular.

En este  artículo, Xavi Llobet nos da unos interesantes apuntes sobre el paso a la larga distancia.

Para los más jurásicos del mundo TRI, este cambio de actitud delante de los grandes desafíos que ofrece el multideporte nos despierta puntualmente cierta preocupación por el poco respeto a un evento de tal envergadura.

Hace menos de una década, si practicar triatlón era considerado una locura por la gran masa social, el enfrascarse en un gran reto como es la larga distancia era tachado de delirio deportivo total.

Por fortuna, esta increíble misión fue atrapando al gran público y todo aficionado al deporte multidisciplinar tiene claro que uno de sus grandes objetivos será cruzar la soñada  finish line. Efectivamente, la última tendencia de los triatletas es la consecución de la categoría Finisher. Gracias a los grandes éxitos de los grandes nombres de la long distance como los conseguidos por En3ko Llanos, Vir Berasategui, Clemente Alonso, Marcel Zamora, Alejandro Santamaría o Víctor Del Corral, entre otros, han ayudado a popularizar estos grandes y, actualmente, atractivos acontecimientos.

Pero para animarse a tal empresa hay que tener en cuenta varios factores: deberemos  emplear muchas horas de entrenamiento y, en consecuencia, habrá que llevar una buena planificación y estructurar las obligaciones profesionales, familiares… con la preparación. Muy recomendable dejarse aconsejar por un experto en la materia para poder adaptar todo este rompecabezas a tus necesidades.

Publicidad

Otro punto clave es aplicarse la máxima de los anglosajones: “train smart, race hard”, una sentencia difícil de atribuir por muchos que se obcecan en entrenar en exceso. A tener en cuenta que la experiencia es un grado y que la gran mayoría de las primeras incursiones en la long distance no son un éxito. Puntualmente pecamos de precavidos o erramos de descaro. Delante de un resultado negativo hay que ser paciente, levantarse rápido y analizar la experiencia, pues esta actitud nos ayudará a la hora de preparar y enfocar un nuevo reto endurance. Casi todos los número uno han sufrido este tipo de situaciones en algunas de sus participaciones. Hasta han llegado a claudicar y colgar el doloroso cartel de DNF (Did Not Finsih) en su clasificación final. Hay que ser coherente e ir paso a paso, no empacharse de triatlón en 3 años y recordad que disfrutamos de un deporte de resistencia en el que las temporadas nos ofrecen muchos desafíos a conquistar.

También se ha observado un salto cualitativo de las organizaciones que miman y cuidan a todos los deportistas. Este gran leimotiv es el ABC de la mayoría de los grandes organismos de triatlón de larga distancia como Ironman, Challenge, Extrememan, Txperience o Tristar, por ejemplo. Este trato ha sido otro gran argumento para la gran popularización de los grandes desafíos.

El gran lema para los que no se dedican profesionalmente debería ser: Disfrutar durante el tiempo de preparación y, sobre todo, gozar al máximo de la competición. ¡Aplicároslo!

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí