Publicidad

Llegamos inevitablemente al final de la temporada triatlética, es momento de analizar y reflexionar, tiempo de valorar y planificar y, sin duda, tiempo de descansar. Os dejamos, una vez más, un interesante artículo de un redactor de lujo, Xavi Llobet.

El gran circo del multideporte de este año va poniendo su punto final. Poco a poco va finiquitando su estancia en el hemisferio norte y se va trasladando hacia el sur. La gran mayoría de los deportistas multidisciplinares lucen sus esculpidos cuerpos y su talento cuando luce el sol y aprietan las temperaturas, pero cuando se acercan las inclemencias meteorológicas vamos desapareciendo como si fuéramos osos en la búsqueda de un cálido refugio para hibernar.

Sin embargo, como bien especifica la nomenclatura, ¡somos multidisciplinares! En  consecuencia y sumado a la oferta que nos propone el calendario con un sinfín de nuevos retos de otras modalidades para disfrutar de nuestra gran pasión, el deporte de superación, es difícil de parar este ímpetu y puntualmente puede cegarnos y confundir: “El hambre con las ganas de comer”.

Hay que tener claro y aplicarse una de las máximas más repetidas por todos los asesores del mundo deportivo: “Sin descanso, no hay rendimiento”. Sin duda, el año que viene intentaremos escalar un peldaño más en nuestra performance, buscaremos la fórmula para ser más rápidos nadando, más veloces encima de la bici, más ligeros en la carrera a pie y más ágiles en las transiciones. Para poder conseguir esta perfecta receta hay que descansar físicamente y psicológicamente, si no nos lo aplicamos, tarde o temprano, entraremos en un peligroso over training o burning state  que nos bloqueará, nos obligará a parar en seco y a dejar de gozar de nuestro hobbie. Además, hay que tener en cuenta que nuestro círculo más próximo agradecerá esta pausa y podremos compartir otros maravillosos momentos que nos ofrece la vida.

Muchas veces debo recordar e insistir a muchos la importancia del descanso, reconozco que es muy difícil parar y ser consciente que romper este maravilloso estado, que tanto esfuerzo nos ha costado, es beneficioso para el futuro. Pero el cuerpo y la mente agradece, y mucho, este momento de desconexión. Este vital  recharge nos ayudará a enfocar con más ganas el próximo curso 2013 y preparar con más ilusión los nuevos desafíos. ¡Felices y merecidas vacaciones!

Publicidad

Web Oficial
@xavi_thewolf

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí