Publicidad
Segunda entrega que oferecen nuestros amigos de ropa-ciclismo. Las bicicletas de fibra de carbono puede ser químicamente resistentes, pero como la mayoría de los materiales pueden dañarse y requieren el debido debido Cuidado y reparación bici fibra carbono.

La mayoría suelen ser defectos de fabricación de menor importancia, y Vince Attree, propietario de St Kilda Ciclos, dice que las zonas que suelen sufrir daño son las destinadas a los soportes de los termos, debido a resgarros producidos por tirones.

Afortunadamente, estos problemas suelen ser cubiertos por la garantía de por vida proporcionada por la mayoría de las grandes marcas.

Aunque no toda la cuestión está relacionada con los cuadros, la fibra de carbono tiene una reputación de ser más susceptible a daños por colisión que las bicicletas de metal, en particular como resultado de haberse caído o arañado contra una superficie dura como puede ser el firme de la carretera o las piedras en el caso de mtb.

“Si la pintura está desconchada y se puede ver una grieta en la matriz del carbón, o si se presiona sobre la superficie rayada o agrietada y hace que cualquier tipo de ruido, definitivamente necesita que su bicicleta sea revisada”.

Publicidad

Dice Vince: “Arañazos pequeños en la pintura o capa transparente sobre la fibra de carbono no son motivos de excesiva preocupación, pero si queda expuesta el alma más interior de la resina debemos ser conscientes que sin la protección exterior va a ser más susceptibles futuros daños.”

Cuidado y reparación bici fibra carbono

Una brecha en el tejido de carbono puede conducir a una ruptura en la estructura del cuadro con partes de la estructura, dobladas o partidas a la altura del desviador trasero y / o el asiento roto o destrozado.

Pero uno de los problemas más comunes es una tija rajada, por lo general como resultado de un exceso de apriete del tornillo en el tubo vertical de apriete de la tija..

Los pasajeros que utilizan bastidores de coche para sujetar las bicis al coche, también deben tener cuidado de no apretar demasiado las abrazaderas.

Los minoristas y los talleres de reparación están de acuerdo en que el daño mayor es muy raro que sea como resultado de un defecto de fabricación (y en ocasiones, cuando lo es, el modelo afectado generalmente se recordará) y es casi imposible que una bicicleta pueda romper en un uso normal.

Contrariamente a la creencia popular, los rayos UV no dañan la fibra de carbono, la mayoría de las resinas utilizadas en la producción de fibra de carbono en la actualidad contienen estabilizadores UV.

Control de daños

Lo daños en el cuadro pueden ser difíciles de detectar, ya que la pintura puede ocultar grietas y fracturas. También es recomendable tomar un enfoque cauteloso al comprar bicicletas de segunda mano de fibra de carbono, ya que puede ser difícil de evaluar el estado de una bici o de juzgar la calidad de las reparaciones que se han efectuado sobre ella.

Si la bici ha estado involucrada en un accidente grave, se debería considerar la posibilidad de que sea revisada por un mecánico de bicicletas, ya que el estrés adicional sobre una determinada zona puede resultar en una rotura importante.

Por otra parte, al igual que con cualquier bici, es una buena idea el comprobar si hay grietas visibles, rayones y raspones en la limpieza. Es conveniente efectuar una revisión regularmente (cada cuatro a seis meses) y consultar a un mecánico si aprecia cualquier crujido o ruido inexplicables que puedan esconder cualquier tipo de problemas potenciales.

Reparar

Si la estructura de fibra de carbono ha sido dañada, la buena noticia es que en la mayoría de los casos, puede ser reparada.

Algunos aficionados al bricolaje podría tener la tentación de probar sus propias reparaciones, y hay un montón de sitios web y videos de YouTube que proporcionan instrucciones de “hágalo usted mismo”, pero para la mayoría esto no es una opción sensata, ya que si no se realiza correctamente, el cuadro puede incurrir en un daño mayor.

Algunas tiendas de bicicletas realizan reparaciones menores, como pequeñas roturas en torno a los soportes de los bidones del agua.

La búsqueda de un taller de reparación de buena reputación puede ser difícil, y es aconsejable que nos asesoresmos antes de contratar sus servicios. Muchos talleres de reparación de fibra de carbono recientemente han visto obligados a cerrar por no cumplir con los requisitos del seguro. Por lo tanto, puede que tenga que enviar su bicicleta por envío a través de una agencia de transportes.

Podría haber largas listas de espera que en ocasiones es de seis a ocho semanas. La buena noticia es que los talleres serios suelen hacer un trabajo magnífico que nos devuelve un cuadro tan fuerte o más que era originalmente.

imágnes de www.kyvcycling.cl  y www.eqip.co

Publicidad