Publicidad

La triatleta profesional Gurutze Frades nos trasmite su tristeza por la separación de sedes en el mundial de IRONMAN para hombre y mujeres.

Las redes sociales no dejan de inundarse de comentarios respecto a una de las noticias del año: el Campeonato del Mundo de IRONMAN de 2023 se dividirá en fechas y lugares distintos -mujeres por un lado y hombres por el otro. Como era de esperar, la gran mayoría de estos comentarios son de todo menos positivos.

Con este brusco cambio de dirección de IRONMAN, miles de triatletas grupos de edad, muchos de ellos ya con su slot para “Kona 2023”, se han visto afectados. Lo mismo ocurre con los profesionales, a quienes les afecta mayormente, ya que están jugando con su trabajo, gracias al cual muchos tienen una casa o mantienen a sus familias.

Para conocer de primera mano, hemos tenido la suerte de hablar con Gurutze Frades, actualmente nuestra mejor triatleta de larga distancia profesional, ya con su slot para Kona 2023 gracias a su reciente victoria en el IM de Cozumel.

Publicidad

Un error para nuestro deporte

La vizcaína, al igual que la comunidad, cree que todo esto es significa retroceder y deshacer algo que a este deporte, le ha constado mucho conseguir: “es un error para nuestro deporte, me duele mucho verlo así. Desde la pandemia estamos viendo como IRONMAN está tomando decisiones que restan muchísimo a nuestro deporte, le resta credibilidad. Fuera de no ser oficial, es un deporte que estaba en un muy buen sitio y nos había costado mucho situarlo. Yo pienso que todo esto resta”.

Aunque es consciente de que esto es un negocio, Frades ya ha vivido en sus propias carnes la gran aumento del coste de competir en Kona, ya de por si alto, debido al aumento de participantes en el mundial: “El aumento de slots ha creado todo dificultades. Subida de precio, la isla no puede con ello, el viaje es muy complejo, no todo el mundo se lo puede permitir. A pesar de que gracias a separarlo en dos días, las mujeres consiguieron una gran visibilidad, el resto todo fueron problemas”.

Queremos competir todos juntos

“A lo mejor se puede seguir haciendo el IRONMAN de Hawaii y el Campeonato del Mundo fuera. Los profesionales estamos deseando marchar por la problemática que nos supone, estar siempre en vilo, lo caro que es, el viaje tan complicado, son todo problemas. Lo que queremos es competir con todo el campo profesional a la vez, donde sea, pero bien organizado y en condiciones”, aclara la triatleta de Spiuk. “Los grupos de edad quieren competir en ese sitio mítico, y con toda la razón del mundo, por eso puede que lo mejor sea dejar el IRONMAN de Hawaii y ya está”.

Si hay algo bonito que caracteriza a este deporte, especialmente a Kona, es el poder competir los mejores triatletas del mundo junto a los triatletas amateur, compartir carreteras y emociones durante los entrenamientos los días de antes, y la igualdad de condiciones entre hombres y mujeres, pero, con esta inesperada decisión de IRONMAN, todo esto va a desaparecer. Separar las carreras de esta manera, va a matar la esencia.

Al igual que para los triatletas, para las marcas y medios de comunicación, supone un coste muy elevado desplazarse hasta los Campeonatos del Mundo, y hacer dos mundiales, en dos fechas y lugares distintos, puede hacer que tengan que sacrificar ir a uno de ellos, lo que repercutirá negativamente en los triatletas profesionales.

Tras muchas participaciones a sus espaldas, pre y pospandemia, Gurutze ha visto como la isla no soporta este nuevo formato, ni la isla lo quiere. “Ya tenemos la experiencia de St. George, y fue una gran experiencia, quitando que hay que pensarlo y organizarlo con más antelación, no vale eso de hoy para mañana.”

En resumen, Frades, por lo que siente, y lo que lee de toda la gente en redes sociales, cree que separar completamente los géneros es una decisión errónea y muy desacertada. “Gente ya clasificada, parejas, gente que va con amigos o equipos… Que ahora cada uno se tenga que ir por un lado, es terrible.

Publicidad