El alemán hablaba hace unos días en el mítico Breakfast with Bob (desde su casa) dónde explicó, entre otras cosas, el día en que realmente alucinó con el nivel de Cameron Wurf en bici, pudiendo darle un relevo de sólo 400m cuando este llevaba 140km tirando

A pesar de que Cameron Wurf ya lleva varios años siendo una sensación en el trideporte, nunca es lo mismo ganarse la admiración del público y los populares, que hacerlo con los profesionales.

Wurf es un hombre que no deja indiferente a nadie, basta con que se proponga una cosa, y él lo hace sin darle muchas vueltas. ¿Acaso no le llovió alguna crítica por inscribirse en una Copa del Mundo ITU, y acabar siendo el penúltimo? Lo más seguro es que esa noche estuviera bromeando con una cerveza en la mano.

Aún así, llega el momento de apretar las tuercas. Y eso mismo hizo Wurf en Roth, donde no perdió demasiado con el grupo de cabeza -escasos 2 minutos- y solo subirse a la bici, empezó una remontada brutal que lo llevó a eliminar a grandes nombres como Dreitz, Skipper, Thomas, Cunnama en cuestión de minutos, si alguno de ellos osaba aguantarle la rueda.

El único con fuerza suficiente fue Kienle, quién luego de estar más de una vuelta a su rueda, decidió que era momento de avanzar al australiano para mostrar un poco de apoyo a la machada del entonces ex ciclista, que estaba abriendo hueco a sus perseguidores por cada minuto. En ese momento, Sebi estaría empujando unos 420-450w en una subida, para darle relevo a Wurf, que tan solo aguantó escasos 400m hasta que avanzó al alemán y le dijo ”¿Porqué no te quedas a rueda y guardas piernas para correr? Yo estoy rodando a tempo”.

Muchos otros hubieran dejado que alguien de la talla de Kienle, se cociera delante por algunos kilómetros, para eliminar así un contrincante más, y quién sabe si hubiese sido un final diferente. Pero Wurf no. Con ese gesto, se ganó el respeto de Kienle, como bien lo explica en su entrevista, que dejamos al final del post.

Aún siendo picado por una abeja, el australiano bromeaba kilómetros antes de tomar la cabeza de carrera, para marcar un nuevo récord en el tramo de ciclismo, superando con creces, el registro de Jan Frodeno en su récord mundial de 7:35:39.

Aquel día, Wurf terminaría siendo 5º, y meses después completaría un estratosférico 2018 dando cátedra en la bici de Kona y consolidándose como una referencia en la larga distancia mundial, llevándose por el camino su primer título IRONMAN en Gales.

Por su parte, Kienle tomaría nota de los consejos de Wurf, o simplemente no le podría seguir el ritmo… El caso es que el de Red Bull se bajaría a dos minutos del corredor que actualmente se encuentra en plena Vuelta a España, y conseguiría ganar su primer Roth, firmando su ‘Grand Slam’ con el Mundial de IRONMAN, el de 70.3, Frankfurt y Roth.

Comentarios

comentarios