Publicidad

¿He entrenado lo suficiente? ¿Qué voy a beber el día de la carrera? Y así una larga lista de preguntas que pueden surgirnos la misma semana de la carrera. Aunque forma parte del juego, tenemos que confiar en nuestra preparación y descansar cuerpo y mente. Y aquí tenemos algunas estrategias para llegar tranquilo y relajado al Día D.

1. Relájate. Los nervios no llegan a ninguna parte. En lugar de preocuparte por los kilómetros hechos, trata de distraer tu atención en la carrera y ocupa tu mente en otras cosas: céntrate en el trabajo y ocupa tu tiempo libre con un libro, una película o alguna otra actividad. Sal a caminar, medita o haz aquello que sepas seguro que te relajará. Pero es importante que mantengas la calma.

2. Bebe agua. Beber una botella de agua la misma mañana de la carrera no ayuda mucho si antes, los días previos, no has estado bebiendo de forma abundante y continua. Cuando ya quede poco para la prueba, mantén siempre cerca de ti una botella de agua y bebe de forma frecuente. Es importante hidratarse los días previos para llegar en buenas condiciones a la carrera.

3. Muchas carreras, especialmente las que son de media y larga distancia, empiezan muy temprano (por ejemplo, a las 7h de la mañana). Y puede ser que estés habituado a levantarte muy temprano durante tu día a día… o puede que no. Así que es recomendable que, a lo largo de la semana, vayas acostumbrando al cuerpo al levantarse más temprano de lo habitual, para así no tener sorpresas desagradables el día de la carrera. Por cierto, ese día tendrás que levantarte con suficiente antelación para vestirte, desayunar y desplazarte hasta la línea de salida. Más vale prevenir que curar.

4. Algunos deportistas son muy amantes de hacer listas… pero es que, a la hora de preparar una carrera, normalmente suele ser muy útil y seguro. Y aún es más seguro comprobar dos veces que, efectivamente, llevamos encima todo lo que necesitamos y que no nos dejamos nada. No debemos salir sin agua, sin el neopreno, sin las zapatillas de correr, sin los geles o sin el dorsal.

Publicidad

Y si corremos una prueba en el extranjero previo desplazamiento en avión, puede ser interesante poner algunos de nuestros objetos personal más importantes para la carrera (como el mismo dorsal) en el equipaje de mano. ¡Nunca se sabe cuando se pueden perder las maletas!

5. Disfruta de la Expo Sports, pero sin pasarse. La mayoría de ferias del corredor que podemos encontrar acostumbran a ser muy tentadoras, con muchas marcas interesantes en el escaparate, gente conocida con la que charlar e incluso algún que otro manjar que degustar. Y sin duda es un modo de motivarse y de zambullirse en el ambiente precarrera.

Pero, ojo, también tiene sus riesgos, y no solos nos referimos a la tarjeta de crédito. También a nuestros pies, que puede sufrir un interminable paseo, arriba y abajo de la Expo, durante varias horas. Algo que, sin duda, no sería el mejor descanso para una carrera. Llegar temprano a la ciudad y visitar la Expo durante la mañana puede ser quizá una mejor opción que hacerlo durante toda la tarde.

kjvnjvvkl

Publicidad