Publicidad

El TOP10 deja claro que las plusmarcas del DATEV Challenge Roth van más allá de los estratosféricos registros de Anne Haug y Magnus Ditlev y se apuntan una lluvia de récords nacionales.

Una vez más Challenge Roth ha vuelto a demostrar el porqué es considerada la carrera más rápida del calendario y tanto la élite femenina como la élite masculina se han convertido en paradigma de ello en su cuadragésima edición.

HAUG “SOLO” UNA PORCIÓN DEL CUADRO COMPLETO


La inconmensurable actuación de la alemana Anne Haug – que paró el crono en 8:02:38 para firmar el nuevo récord del mundo de la distancia larga y morder casi más de seis minutos al anterior registro de Daniela Ryf (8:08:21) – ha sido por todos loada y su capacidad para lograr romper la barrera de las ocho horas mencionada. Así como su extraordinaria maratón con 2:38:52 para rebajar su propia marca del segmento (2:44:45).

Publicidad

Sin embargo, la de la ganadora es tan solo la punta de un iceberg que ha opacado al resto de hechos noticiables.

TRES RÉCORDS NACIONES


El más evidente, tres de las diez primeras clasificadas han establecido nuevos récords nacionales en distancia Ironman. Al teutón de Haug, se suma el neerlandés firmado por una Els Visser que con su tercer lugar en Roth y su 8:24:47 continúa rubricando una temporada increíble en la que ya cuenta con victorias en la media distancia, podios en la larga y en el T100 de Singapur. La otra plusmarca 100% confirmada es la finlandesa a cargo de Tiina Pohjalainen, quien finalizó en décima posición con 8:45:10. Mejora el 8:46:49 Kaisa Sali de 2018 también en Roth.

DOS ROZAN LA GESTA

Otras dos mujeres casi lo logran. Es el caso de la estadounidense Danielle Lewis que sitúa a su 8:26:50 válido para cerrar el TOP5, como el segundo mejor crono estadounidense. Se quedó a algo más de cuatro minutos de una Skye Moench que el pasado noviembre detuvo el tiempo en 8:22:28 en el Ironman de Florida.

Mucho más ajustada ha sido la marca de Katrine Græsbøll Christensen (sexta en meta) quien con 8:34:55 se quedó a únicamente cinco segundos de igualar el récord danés fijado por Maja Stage Nielsen (8:34:50) en el Ironman de Texas de 2022.

PLENO DE PB

No obstante, el TOP10 de la élite femenina no se conformó con acreditar casi un 50% de récords nacionales, sino que la fiesta se completó con pleno de marcas personales, a cuenta de las otras cinco alemanas.

La subcampeona Laura Phillip lo hizo con 8:14:13; Anne Reischmann peleó con uñas y dientes para intentar llegar al podio, aunque finalmente su 8:26:07 le dejase a las puertas del mismo en el cuarto lugar; la triatleta local Rebecca Robisch llevó al delirio a sus paisanos con su actuación y un 8:36:51 que le valió la séptima plaza; Laura Zimmermann fue octava con 8:40:43; y Julia Skala en apenas segundo intento sobre la larga distancia bajó de las 9H para sellar un 8:43:54 en el TriathlonPark.

OTROS CUATRO EN LA ÉLITE MASCULINA


En cuanto a la élite masculina, los hombres tampoco se quedaron atrás. Fuera del impacto inicial que supuso el récord mundial de Magnus Ditlev (7:23:24), la resaca deja grandes impresiones.

TOM BISHOP DESTRONA A LA LEYENDA BRITÁNICA

La principal, la de Tom Bishop. El triatleta no solo fue el que más cerca acabó del danés y el que mejor supo manejarse en esa lucha entre la segunda y quinta posición que se decidió en un pañuelo de menos de dos minutos, sino que con 7:37:54 despoja a Alistair Brownlee del récord británico que retenía desde el Ironman de Suecia en 2022 (7:38:47).

DE FRANCIA A LUXEMBURGO

Otros que pueden hacer certificado su plusmarca nacional, pero quedan todavía pendiente de confirmación, son el francés Léon Chevalier que con 7:39:11 y a pesar de su lamento por no ser el resultado que buscaba (fue quinto), mejora el 7:42:23 de Sam Laidlow en Kona (2022). Lo mismo sucede con Stefan Zachäus – sexto – que con 7:40:28 arrasa con el hasta ahora vigente récord luxemburgués de Dirk Bockel (07:52:01 en 2012 en el propio Roth).

Una vez más, Challenge Roth se personifica como sinónimo de velocidad.

Publicidad