Publicidad

Hemos visto sanciones por diferentes aspectos técnicos, por material que no cumple los estrictos controles UCI, e incluso por vestimenta pero sin duda nada tan sorprendente como lo vivido por Julien Bernard en la crono.

La normativa UCI, a la que no criticaremos aquí, se ha erigido como uno de los reglamentos más exigentes en el deporte, comparable incluso en muchos aspectos a la Formula 1 o MotoGP.

Cuando el material cobra tanta importancia en el resultado final y puede marcar la diferencia entre los ciclistas, el hecho de intentar minimizar los riesgos es hasta cierto punto lógico. La seguridad es otro de los criterios que justifican en gran medida los estrictos reglamentos que protagonizan hoy este artículo. Hasta aquí nada nuevo.

Publicidad

La sopresa no obstante para los aficionados y para el protagonista de esta, digamos curiosa, situación es la multa de aproximadamente 200€ que recibió el ciclista local Julien Bernard.

El clicista del  conjunto Lidl Trek estaba disputando la crono individual correspondiente a la séptima etapa del Tour, que precisamente recorría la zona donde vive y entrena este gran gregario, motivo por el que muchos de sus amigos y familiares se concentraron para ver a su paisano entre los más grandes del pelotón.

Pues en este escenario fue cuando Bernard aminoró la marcha e incluso se detuvo en un punto intermedio para saludar a su esposa e hijo que estaba en ese punto para animar al Bernard junto a otros familiares en un baño de pasión y cariño de un ciclista acostumbrado a trabajar por el equipo y sin grandes oportunidades de hacer nada en la etapa y por supuesto en la general.

Pues esta acción concreta ha sido el objeto de la polémica sanción de la UCI al ciclista francés “por dañar la imagen del deporte y por un comportamiento inapropiado e indecoroso” .

Si bien 200€ para un ciclista del pelotón internacional es algo anecdótico, la sanción en si ha provocado cierta indignación entre los aficionados e incluso en el propio Julien Bernard que ha manifestado que :

No me importaría pagar la sanción por cada ocasión en la que pueda vivir este momento tan especial

 

Publicidad