Publicidad

Hace poco en otro artículo os hablé sobre el entrenamiento en zona 2, y durante este artículo entre otros aspectos surgió la maravillosa palabra FTP, tan de moda últimamente. Pero que es realmente el ftp? Las siglas en ingles dicen textualmente “Functional Thresholf Power”, es decir umbral de potencia funcional

Se positivamente que muchos ciclistas prefieren trabajar por sensaciones, pero desde un punto de vista científico, y os recuerdo que el entrenamiento es una ciencia, los datos son necesarios, es más os diría que imprescindibles para un correcto entrenamiento. Como Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte me han inculcado desde el primer día la necesidad de medir para progresar, medir para conocer, medir para establecer. Y no con ello digo que las sensaciones sean malas, al contrario, pueden ayudar a completar, pero si de verdad quieres mejorar debes saber el punto exacto donde estas y no la percepción donde crees estar. Cuando empecé en el triatlón, no tenía sensaciones sobre la reacción de mi cuerpo acerca del esfuerzo, de los límites, etc… Por tanto desde el principio trabajé con potenciómetro, y obviamente con el test ftp.

El test FTP se trata de someter al cuerpo a un estrés determinado para evaluar nuestra condición física y ver su evolución hasta encontrar ese límite o umbral de potencia funcional, es decir encontrar la potencia media máxima a partir de la cual nuestro organismo empezará a decaer.


Tipos de test

Originalmente el test tiene una duración de 60’, durante el que nuestro organismo va evolucionando en función del estrés que antes os he mencionado. ¿Qué pasa con los 60’? Pues que motivacionalmente cuesta mucho soportar tanto tiempo de sufrimiento y tortura. Por este motivo, Allen y Coggan propusieron una variante más soportable, el test de 20’, consiste en lo mismo que el test de 60’ pero con la duración menor, mucho más soportable, y más fácil de realizar ya que encontrar una carretera que durante 60’ está poco transitable, sin semáforos, etc… es bastante complicado. Pero obviamente a simple vista los valores no son equivalentes. Pues en función del nivel del individuo, años de experiencia, etc… multiplicaremos por un factor de corrección, que irá desde el 91% al 99%.

Publicidad

Hay otra variante, la del test de 5’ con un factor de corrección mayor, 80% aproximadamente.

Hay otro test, el de 30’ que se acerca mucho más a los posibles resultados del de 60’, especialmente para aquellos triatletas con más experiencia o con un bagaje de entrenamiento mayor. Pero ser conscientes que tanto el test de 20’ como el de 5’ son estimaciones. No hace falta mencionar que todos estos test serán de mayor utilidad si los acompañamos de pruebas de lactato, análisis de gases, análisis de sangre y frecuencia cardíaca, aunque recordad que para deportistas poco entrenados o que no se dediquen profesionalmente, es un valor bastante variable, en función de temperatura, estrés, humedad, calor, etc… Con todas estas pruebas obtendremos variables a analizar por nuestro entrenador, como pueden ser las cardíacas, bioquímicas, hematológicas o de intercambio de gases.


¿Cómo realizar el test?

Cualquiera de los test, pero especialmente el de 20’, requiere de un protocolo previo para prepararnos. Primero calentaremos 30’ progresivo de menos a más, haremos también alguna serie corta pero intensa, y antes de afrontar el test un pequeño rodaje. Ahora ya estamos preparados para sufrir 20’. Una vez terminado no nos olvidemos de rodar para ayudar a eliminar lactato y recuperar. Sólo es un ejemplo de posible preparación


¿Dónde realizar el test?

Bien, lo ideal sería encontrar una carretera larga sin semáforos, cruces y coches, pero ya sabemos que para milagros hay que ir a Lourdes. Existe mucha controversia a la hora de escoger donde realizar el test, con pendiente o sin pendiente, en llano, en rodillo. Pedro como bien dice un gran entendido en el entrenamiento como es Jaime Menendez de Luarca, el test ftp ha de salir igual en llano, con pendiente o en rodillo, ahora bien, existen factores que limitan nuestro rendimiento a la hora de realizar el test, como pueden ser el calor, el viento o la velocidad en llano. Por ese motivo mucha gente hace los test en subida, yo el primero. Pero una buena opción para descartar factores externos sería hacerlo en un rodillo con un ventilador para disipar el calor y en una habitación bien ventilada, así nos olvidaremos de vehículos, semáforos, etc.


¿Y ahora qué?

Con los datos que hemos obtenido ya podemos obtener nuestras zonas de entrenamientos y también otros datos en función de si hemos obtenido resultado de lactato, de gases o sanguíneo. Y con todas estas variables científicas, un entrenador y una buena planificación ESPECÍFICA e INDIVIDUALIZADA, ya podremos obtener una evolución y mejora en nuestro entrenamiento.

¡A entrenar!


https://www.youtube.com/watch?v=QhvWU5uFZlg&t=8s

Publicidad