Foto: Deportesevolution.com
Publicidad

El estrés es uno de los mayores predictores de riesgo de lesión, tanto a nivel amateur como profesional, y en el mundo que vivimos hoy en día, es difícil escapar de la vorágine, y, por tanto, librarnos del tan temido estrés en algún momento u otro. Pero ¿cómo afecta esto a nuestra faceta como deportistas?

  • Nuestra musculatura está más tensa, carga que se añade a la propia del entrenamiento.
  • No conseguimos centrar la atención y por ello descuidamos la técnica y cometemos más errores, mala gestión corporal.
  • No descansamos lo suficiente, con lo que nuestra musculatura no se recupera, se provoca una defectuosa restauración del glucógeno muscular, así como mayor fatiga mental., entramos en déficit de atención.
  • El estrés entorpece la actividad de la amígdala, y tomamos peores decisiones: no calculamos bien los riesgos, actuamos impulsivamente.
  • El sistema inmunitario está más débil.
  • Hay varios factores psicosociales que pueden contribuir a generar estrés y, por tanto, elevar el riesgo de lesión. Según Tranaeus et al., Sports Med 2022, podemos dividirlos en 3 categorías:

FACTORES INTRA-PERSONALES

Como puede ser un historial de lesiones anterior, no escuchar las señales de advertencia de nuestro cuerpo, rasgos de personalidad como el perfeccionismo excesivo, falta de autocontrol o carencia de habilidades de afrontamiento ante las dificultades que surjan, una fuerte identidad deportiva o excesiva dedicación, que nos haga percibirlo como un estresor más, así como una fecha fija con un objetivo importante de competición.

FACTORES INTERPERSONALES

Como son las relaciones que se pueden establecer dentro de un equipo de rivalidad interna, sentir presión por parte del entrenador, familia, compañeros, una mala comunicación con el entrenador, o un sentido del deber o de unas expectativas hacia el equipo que no corresponda a la realidad.

FACTORES SOCIOCULTURALES

Como la normalización del dolor, de las lesiones por exceso de entrenamiento, pensando que son menos importantes que las traumáticas, así como una excesiva competitividad o la obsesión por tener que cumplir ciertas metas, ritmos y tiempos, a toda costa.

Publicidad

Por lo tanto, vemos que, en muchas ocasiones, el propio deporte es un componente de estrés más, que, al contrario de hacernos mejorar en nuestro rendimiento, nos limita, añadiendo fatiga y carga a nuestro cuerpo. Estas lesiones se están generalizando en el mundo amateur, unido, además, en demasiadas circunstancias, a la falta de conocimientos acerca de un buen plan de entrenamiento, sus ciclos, su carga, su configuración.

El propio plan de entrenamiento nunca debería suponer un estresor más a añadir. No realizar el entrenamiento dedicándole el tiempo necesario, en los ritmos y cargas planificados, puede ser tanto o incluso más perjudicial que no hacerlo. Así que, ante la duda, priorizar el descanso, aunque ello nos haga «saltarnos» un entrenamiento (que no es lo mismo que perderlo) nos va a ayudar a rendir mejor al día siguiente.

Como vemos, es importante controlar el estrés como variable que nos hace ser más vulnerables a lesionarnos, de la misma forma que controlamos la alimentación, el descanso, o el entrenamiento cuando se van acercando nuestros objetivos de competición. Ser conscientes de nuestra realidad, establecer una buena comunicación con nuestro entrenador y/o psicólogo deportivo, así como entrenar las propias situaciones estresantes que de por sí se dan en una competición, sobre todo con tanta incertidumbre como es el deporte del triatlón, aprender algunas estrategias como la relajación, visualización o establecer rituales pre- competición, nos va a ayudar a mantener un control sobre estas circunstancias y disminuir así el riesgo de lesión por este factor.

Comentarios

comentarios

Publicidad